Proyectos

Le Parody

Le Parody y el Emilia

Nuestro primer paso con Cancionero fue la colaboración con Le Parody durante todo un curso escolar. El propósito era partir de la investigación del folclore tradicional en el área de música para llegar a construir un “cancionero” propio junto a Sole Parody.

 

La elección de Le Parody no fue casual. Por una parte es una artista que integra los folclores de una forma orgánica y natural en su producción. Por otro, su forma de trabajo, basada muchas veces en la superposición y creación de puzles sonoros, remite directamente al juego como vehículo de creación. El afán investigador de Sole, su honestidad a la hora de afrontar procesos y el gran equipo que logramos crear en torno al proyecto posibilitó un producto final como “Cancionero”, un disco creado en un colegio que trascendió con mucho el ámbito de lo educativo. Somos conscientes de que supuso una auténtica sorpresa que abrió puertas a otros proyectos paralelos y cambió la perspectiva que en nuestro entorno se tenía de la música en relación a la infancia.

 

Documental sonoro, remezcla, collage vital, electrónica experimental…todo eso es Cancionero.

Un proyecto que tuvo repercusión en medios de comunicación:

La aventura del saber

Siglo XXI

Hoy empieza todo

Resultado final

El folclore es el conjunto de costumbres, historias, chistes, artesanías, música, proverbios y creencias común a una población concreta. De la población concreta del colegio Emilia Pardo Bazán, a través de los oídos de Le Parody, surgió este Cancionero. En este cancionero hay melodías inventadas y melodías copiadas, letras personales, letras aleatorias, letras de cosas que nos hacen gracia, rimas, ritmos, jaleo, pop. Algunas canciones tienen un único autor o autora, otras fueron hechas entre quince o treinta. Sole (Le Parody) puso las estructuras, el Emilia las ideas, las melodías y las letras.

 

Este cancionero se compuso durante el curso 2017/18 gracias a la residencia Claves de la Fundación Daniel y Nina Carasso, que ofreció a la artista Le Parody la posibilidad de trabajar durante un año con la gente de primaria del colegio Emilia Pardo Bazán de Madrid. Ideó, impulsó y coordinó el proyecto Rafa Sánchez. Cancionero es muy amplio, a parte de la residencia de Le Parody sucedieron: las clases de música de Eva y Abel García, donde aprendimos canciones y juegos del folclore tradicional, los conciertos organizados por el AMPA en el barrio de Lavapiés y un documental realizado por la productora Zampanò.

 

El disco lo han masterizado David Ghosting y Edu

Ngongo en el estudio de T-37, el diseño es de Miguel Luque con dibujo de portada de Rosario Jiménez Muñoz.

Muchas gracias a quienes lo han hecho posible y a quienes que lo escuchen con oídos listos y atentos.

Esperamos que os guste.

 

 

C R É D I T O S

1¿De qué hablan las canciones? (Intro)
2 Pobres de nosotros (Canción de Cuarto)
3 El mejor día de mi vida (Canción de Primero)
4 Naturaleza (Ibrahim e Ismael)
5 La esquina está curvada (Impro de Primero)
6 Barrenderos de tercero (Canción de Tercero)
7 Qué pesada es la gente (Impro de Quinto)
8 Camarero soy (Impro de Sexto)
9 El pelo de los perros (Rita y Erika)
10 Un día de sueños (Canción de Segundo)
11 Un puma (Impro de Cuarto)
12 Historia de las pellas (Canción de Quinto)
13 Iván muere de empacho (Iván)
14 A lo loco (Giovanelli)
15 En verano me despierto contento (Impro de Quinto)
16 Ya me cansé (Canción de Sexto)
17 Los gatos de Montejaque (Vera)
18 Tesoro, tesoro (Le Parody y el Emilia)
19 Instrumental (Martín)
20 Cuánto me cuesta (Valentina)
21 Le Parody y el Emilia (Fragmento de Saxo de Íñigo)

 

License

@ all rights reserved

KUYUKUNA

Retahílas, canciones y juegos infantiles

Kuyukuna es una palabra sudanesa sin ningún significado en especial, pero que se usa como comodín en retahílas, canciones y juegos infantiles. Nuestro primer artista residente durante el curso fué Wáfir, músico sudanés afincado en España, que ha desarrollado una extensa labor junto a formaciones y músicos como Radio Tarifa, Luis Panyagua o Jorge Pardo. Wáfir asumió el reto de introducir a las niñas y niños en las músicas tradicionales de su región: el oriente de Africa.

 

Así nos presentó instrumentos como el ud, el laúd, la derbuka, el violín africano… Los ritmos de Sudán, Etiopía, Egipto, Niger…se convirtieron en acompañantes habituales de nuestras clases, y a través de la música conocimos realidades diferentes. A veces maravillosas, llenas de magia, color, fauna y exotismo. Otras muy duras, como la guerra, el hambre o la sequía.

 

El trabajo artístico tuvo un reflejo en otras áreas. El afán de conocer más y mejor nos llevó a investigar sobre países, cultura e historia. Todo lo que aprendimos se plasmó de forma natural en historias colaborativas inspiradas en lo que Wáfir nos contaba en cada sesión para acercarnos a su tierra y sus costumbres. Ese ha sido uno de los grandes valores de este tramo; la capacidad innata de Wáfir para contar, seducir y encantar con cada frase y melodía. Algo de lo que también hemos aprendido los profes. ¿Será por venir de la tierra de Las Mil y Una Noches?

 

La música árabe y del África oriental resultó muy inspiradora y atractiva para los niños y niñas, pero sus peculiaridades rítmicas y armónicas la hacen tan diferente nuestra concepción occidental de la música que enseguida nos percatamos de que les resultaba muy difícil de seguir e interpretar.

 

Decidimos centrar el producto de nuestro proceso en la creación y grabación de cuentos africanos. Llevaríamos a cabo un proceso colectivo en que trabajaríamos todas las fases de la creación, interpretación y ambientación de un relato, teniendo la música siempre presente como elemento narrativo. Así nacieron nueve historias (este curso también hemos trabajado con educación infantil) que recogen, desde diferentes perspectivas acordes con cada edad, las inquietudes y vivencias de nuestro alumnado en este proyecto.

 

Las historias se estructuraron y grabaron según lo previsto. Durante este proceso, surgió la posibilidad de colaborar con una institución tan prestigiosa en el ámbito educativo como La Casa Encendida. Nos propusieron llevar a escena nuestro proyecto, dentro de la programación que elaboran para familias. Una de nuestras premisas siempre ha sido vivenciar junto a los niños procesos creativos, pero eliminar cualquier estrés que pueda conllevar la expectativa de unos resultados concretos o una puesta en escena fuera de la escala abarcable por las niñas y niños.

 

Era una propuesta muy atractiva, pero queríamos ser fieles a nuestro ideario. Finalmente decidimos atrevernos con una adaptación de los resultados que permitiera compartir con toda la comunidad educativa lo que habíamos vivido, pero asumiendo los adultos gran parte del desafío que supone una función en un teatro. Creamos un gran equipo, entre músicos del entorno de Wáfir (Blanca Paloma, Vincent Molino, Jorge Pardo y el mismo Wáfir) y la colaboración de Katerine, una madre del colegio, actriz profesional junto a los coordinadores del proyecto, Eva y Rafa.

 

La obra se representó durante un fin de semana en el teatro de La Casa Encendida Se llevó a cabo una grabación en video de la obra a nivel profesional. Coincidiendo con el estreno de Kuyukuna, atendimos a la demanda por parte de la Casa Encendida de realizar una sesión de presentación de nuestro proyecto ante medios especializados y público en general. En esta sesión contamos con el apoyo de Carlos Almela en representación de Carasso y de Giovanni Macceli, cineasta, padre del colegio y documentalista del proyecto.

Kuyukuna en la Casa Encendida

Documental 2ª edición

Q’uchukuy

Viaje musical por América

Para nuestro segundo tramo del curso contamos con nuevas colaboradoras. En esta ocasión pensamos en otorgar voz a una parte muy importante de la población migrante de nuestro entorno a través de un viaje musical por América.

 

De la mano de Marina Sorín (violonchelo y violín trompeta, en Mastretta entre otros proyectos), Erika López (piano) y Emilse Bartalay (flautas y percusión) nos aventuramos a componer un nuevo cancionero basado en los ritmos de países como Argentina (tango, chacarera), Venezuela (joropo), Bolivia (carnavalito), Brasil (bossanova) o Santo Domingo ( bachata), de los que proceden varias de nuestras alumnas o alumnos.

 

El proceso, una vez más, tuvo una parte muy importante de investigación (cultural, geográfica…), y se extendió a otras áreas como lengua (creación de letras) o ciencias sociales.

 

De nuestra experiencia junto a estas grandes artistas nacieron nueve canciones que hemos agrupado bajo el título de Q’uchukuy, palabra quechua que significa “alegría”.

 

Desde las encantadoras historias del Cocodrilo Saloba o el Piojo Hulk, creadas por los más pequeños del cole, a la cumbia y la bachata más bailable, nos encontramos con un repertorio trabajado a fondo por los alumnos. Letras que narran sus experiencias diarias o historias tan fantásticas como solo pueden salir de la mente de las niñas y niños. Ritmos y letras que fluyen entre arreglos que remiten a sus co-creadoras, pero con una chispa especial que solo puede surgir de la colaboración abierta y sincera entre momentos vitales y perspectivas tan intensas y diferentes.

Resultado final

Documental 2ª edición